La frecuencia del baño en perros

Es una de las preguntas más frecuentes que reciben los veterinarios cuando llega un cachorro nuevo. ¿Cada cuánto se puede bañar un perro? Lamentablemente, no existe un tiempo determinado, y la frecuencia del baño dependerá de muchos factores, desde la raza, el lugar donde vive el perro, el grado de convivencia en el hogar…

Cada cuánto se puede bañar un perro

Aunque muchos perros disfrutan del baño, y puede ser una faena divertida para ambos, lo cierto es que, a menos que lo lleves a un establecimiento profesional, el baño del perro es una actividad engorrosa y que lleva tiempo, sobre todo recoger el habitáculo una vez hemos acabado. Por todo esto, necesitamos saber la frecuencia con la que deberíamos bañar a nuestro amigo para no trabajar en balde.

Si preguntas a un veterinario: ¿cada cuánto es recomendable bañar a un perro?, lo más probable es que no encuentres dos respuestas iguales. Si bien es cierto que la mayoría de los profesionales tienden a alargar los tiempos entre baños, más preocupados por cuestiones fisiológicas que por el olor de nuestro perro, ni siquiera los veterinarios son capaces de establecer frecuencias de baño determinadas.

Como regla general, podemos establecer unos períodos medios:

  • Para la mayoría de los perros, 1 baño al mes es suficiente.
  • Cada cuánto bañar los perros de pelo corto: En estas razas de pelo corto y una sola capa como los galgos o los chihuahuas, se pueden alargar los baños hasta 1 vez cada 8 semanas.
  • Los perros de pelo muy graso, como los Beagle o los Basset Hounds, pueden necesitar baños más frecuentes, como 1 vez cada 15 días.
  • Cada cuánto bañar un Yorkshire: Esta raza, conocida cariñosamente como Yorkies, precisan de bastantes cuidados en el manto, sobre todo si lo tienen largo. El manto de los Yorkshire no tiene submanto y es de una sola capa. Curiosamente, la fibra capilar de esta raza es muy similar al pelo humano. En estos perros es de vital importancia el uso de champús hidratantes pues tiende a romperse con facilidad. Además, el uso habitual de aceites y acondicionadores cuidará ese aspecto sedoso tan característico de los Yorkies.
Te puede interesar  Siete cosas que usamos a diario y que pueden matar a nuestro perro

bañar un perro

  • Cada cuánto bañar un Labrador: El manto del Labrador puede considerarse de fácil mantenimiento, porque no se enreda y es waterproof, así que prácticamente no se ensucia. Pero no todo en maravilloso, y el lustroso manto del Labrador tiene el inconveniente de soltar mucho pelo. Mucho. En esta raza, como en algunas otras, el uso del rastrillo es fundamental. Existe en el mercado un cepillo especial para eliminar el pelo muerto llamado comercialmente Furminator, y que ha demostrado ser terriblemente eficaz en el mantenimiento del manto del Labrador. Respecto del baño propiamente dicho, redúcelo para aquellas situaciones realmente extremas.
  • Cada cuánto bañar un Pastor Alemán: La piel de esta raza presenta el mayor rango de pH vistos en ninguna otra, lo que podría explicar su tendencia a sufrir problemas cutáneos. En el caso de los Pastores Alemanes, debemos usar siempre un champú específico para perros pero además debe ser de buena calidad para garantizar una buena higiene sin dañar el delicado equilibrio cutáneo de estos perros.
  • Las razas con mantos muy gruesos, como las nórdicas (Samoyedos, Malamutes y otras) no toleran muy bien los baños pues su piel tiende a retener mucha humedad, y por eso es mejor bañar muy poco pero cepillados frecuentes para distribuir bien sus aceites cutáneos y eliminar el pelo muerto.

Aunque hemos establecido una frecuencia de baño de los perros en 1 vez al mes, debemos tener en cuenta que esta cifra sería totalmente orientativa. Por supuesto, no pasa nada si un día tu perro se ensucia mucho y lo tienes que bañar a la semana siguiente de su baño mensual. Los baños tan cercanos en el tiempo, mientras sean esporádicos, no afectan a la piel.

Los factores que afectan a esta frecuencia de baño media de baños en perros:

  • Perros de interior y de exterior.
  • Grado de convivencia: Algunos perros se suben al sofá, duermen en la cama de sus dueños…
  • Existencia de alguna persona alérgica en el hogar.
  • Grado de actividad, como los perros que salen a correr con sus dueños, o pasan largas jornadas en la montaña…
  • Raza de perro: Algunas razas practicamente no se ensucian y desprenden muy poco olor. Otras, sin embargo, cuentan con mantos muy grasientos y de olor fuerte.
  • Longitud del manto.
Te puede interesar  Cómo ayudar a un cachorro a dormir toda la noche

Por qué los perros huelen

Los perros huelen. Todos. Aunque existen algunas razas, como el Basenji o el Labrador, con un olor mucho más sutil, todos los perros  huelen. Las razones de ese olor son variadas:

Comportamiento: Seguramento habrás observado este comportamiento en tu perro alguna vez. Vas paseando y os encontráis algo asqueroso y maloliente pegado al suelo, y tu perro comenzará a frotarse contra ello como si no hubiera un mañana. Este tipo de acción está relacionada con su herencia como cazador, donde enmascarar tu propio olor puede ser la diferencia entre tener cena o no. Si no puedes controlar este tipo de comportamiento, es mejor que busques otra zona para pasear.

como bañar a un perro

Infecciones de oídos y piel (incluidas las glándulas perianales): Qué duda cabe que ante un proceso patológico, el equilibrio natural de la piel se ve alterado, con el crecimiento de bacterias causantes de un olor denso y bastante desagradable. En este caso, la mejor prevención es solucionar la enfermedad. Bañando a nuestro perro en este momento solo conseguiremos agravar el problema. En estos casos, donde el baño tradicional no está recomendado, podemos acudir a las toallitas para mejorar la higiene de nuestro amigo.

Alergias en perros: Cuando nuestro perro sufre de alergias y picores en la piel, se rascará tanto con las patas como con la boca. Cuando usa esta última, se moja de saliva y es esta saliva la que al degradarse produce un olor fuerte y bastante desagradable. Nuevamente nos encontramos con una situación en la que tenemos que tratar el problema original, porque sencillamente bañando a nuestro perro no solucionamos nada pues al día siguiente estará igual. Una piel irritada por los picores es una piel sensible, y si bañas a tu perro en ese momento se irritará todavía más, agravando el problema. Sabemos que es duro, pero resiste la tentación de bañar y trata los picores. Verás como el olor disminuye.

Te puede interesar  Problemas de obesidad en los golden retriever

Sarro dental: Es difícil prevenir el sarro en las mascotas. Conseguir habituar a nuestro perro al cepillo de dientes o incluso a los sprays puede ser una tarea harto difícil. En consecuencia, con la edad, el sarro se va acumulando en las piezas dentales, terminando por producir periodontitis y con ello mal aliento. Esto es especialmente acusado en las razas pequeñas, precisamente por el reducido tamaño de sus dientes. Consulta a tu veterinario si tu amigo padece este problema para ver si una limpieza dental es recomendable.

Si cuando bañas a tu perro el mal olor retorna al poco tiempo, puede ser necesario buscar alguna causa subyacente como las mencionadas aquí. Ante la duda, visita a tu veterinario.

cuando se puede bañar un cachorro

¿Pero por qué, si esos componentes volátiles se producen todo el tiempo, el perro solo huele mal cuando se moja? El agua es el responsable, pues al evaporarse desde la piel del perro se lleva consigo estos componentes, haciendo que alcancen nuestra nariz. Y este efecto se verá además incrementado cuanta mayor humedad haya en el ambiente. Así, nuestro perro olerá mal en la playa, pero si lo bañamos encerrado en el baño y con agua caliente, la humedad dentro del habitáculo hará que el olor alcance niveles máximos.

Así que ya sabes, no es tu perro el que huele mal cuando está mojado, son todas esas bacterias y levaduras que viven con él.

Artículos relacionados

Respuestas y Comentarios