Causas de los estornudos en los perros

Normalmente los perros son muy juguetones. No paran quietos y tienen muchísima energía. Ahora bien, aunque esa vitalidad nos haga pensar que no se van a enfermar, de repente estornudan y nos alarmamos. Sin embargo, no hay por qué hacerlo; los estornudos en los perros pueden deberse a varias causas, como lo veremos a continuación.

El aparato respiratorio de los perros

Aunque el aparato respiratorio de los cáninos es, sobre todo, el responsable de tomar oxígeno y eliminar gases dañinos para el organismo, como el dióxido de carbono, también tiene otro papel importante –al igual que el aparato respiratorio de los gatos–.

Ni los perros ni los gatos transpiran por la piel, como los seres humanos. Por ello,el aparato respiratorio interviene en la regulación de la temperatura. 

El sistema respiratorio canino está compuesto por:

  • La boca y la nariz.
  • La tráquea.
  • Los pulmones y las vías aéreas bajas (bronquios y bronquiolos).

En ocasiones, el sistema respiratorio puede verse afectado por diversos factores y dar lugar a enfermedades respiratorias. Uno de los síntomas más llamativos de este tipo de enfermedades suelen ser los estornudos.

Antes de continuar, valdría la pena responder a la siguiente pregunta: ¿qué es un estornudo? Pues bien, es un acto reflejo involuntario. Es decir, es una explosión de aire súbita, forzada e involuntaria que es expulsada por la nariz y la boca. 

¿Qué causa los estornudos en los perros?

Los estornudos pueden producirse por varias causas, entre las que se encuentran las siguientes:

Alergia

La alergia es una reacción del cuerpo ante la presencia de un alérgeno, que es una sustancia no dañina que el organismo detecta como extraña y contra la cual reacciona. Dentro de los diferentes tipos de alergias, la más frecuente en los canes es la dermatitis atópica o atopia.

Te puede interesar  ¿Determina la genética la personalidad en los perros?

La dermatitis atópica es una predisposición genética que genera una enfermedad inflamatoria, caracterizada por picores en la piel junto con estornudos, secreciones nasal y ocular. Si la enfermedad no es detectada pronto, progresará y aparecerán lesiones en la piel.

En la atopia, el organismo reacciona contra sustancias no dañinas, produciendo anticuerpos para combatirlas. Dentro de los principales alérgenos se encuentran:

  • El polen.
  • Las plantas.
  • Los hongos del ambiente.
  • El ácaro del polvo o los insectos. 

El veterinario recetará champú hipoalergénico para aliviar el picor y las molestias de la piel. Si los síntomas son más graves, es posible que considere recetar un tratamiento antiinflamatorio.

El polen es uno de los principales alérgenos.

Resfriado

Si el can ha estado expuesto a bajas temperaturas, puede coger un resfriado. Entre los síntomas más comunes se encuentran las secreciones oculares, la tos, inapetencia, falta de interés para jugar o los estornudos en perros.

Por suerte,la mayoría de los perros se recuperan solos del resfriado, sin necesidad de tratamiento. En estos casos, se recomienda a los dueños que mantengan hidratado al animal, a una temperatura estable, evitando pasearlo en las horas más frías.

En ocasiones, el resfriado puede confundirse con otra enfermedad muy contagiosa en perros, el moquillo. Sin embargo, mientras que el moquillo es causado por Morbillivirus, el resfriado es una reacción del cuerpo ante cambios de temperatura.

Infecciones nasales

La traqueobronquitis infecciosa canina es una enfermedad provocada por la bacteria Bordetella bronchiseptica. También es conocida como tos de las perreras y tiene síntomas similares al resfriado, incluyendo estornudos, secreciones, inapetencia o desgana.

La traqueobronquitis puede ser provocada también por virus, hongos o parásitos. Es una enfermedad altamente contagiosa, aunque también es posible curarla fácilmente. 

Te puede interesar  Problemas de obesidad en los golden retriever

Otro responsable de las infecciones respiratorias es Aspergillus fungus. Es un tipo de infección nasal común que es generada al inhalar hongos presentes en la hierba, el polvo o el heno. Entre los síntomas se incluyen los estornudos, secreciones y hemorragias nasales e inflamación visible.

Artículos relacionados

Respuestas y Comentarios