Consejos para evitar que el gato rasque en lugares poco deseados

Arañar o rascar son actividades que los gatos necesitan realizar para poder eliminar las capas muertas de sus garras y mantenerlas lo más saludable posible. Es importante hacer referencia a que las uñas de los gatos son parte esencial de su ser, siendo indispensable para ellos tenerlas en buenas condiciones.

No obstante, se pueden presentar ocasiones en las que los gatos no cuenten con un rascador adecuado o que no sepan cómo utilizarlo, por lo que se decantarán por llevar esta actividad hacía los muebles y cortinas de la casa, lo cual se debe saber evitar de la mejor forma posible.

Razones por las que los gatos necesitan rascar
Tener una mascota hace que sea necesario cubrir sus necesidades de una forma especial para que puedan ser felices y desarrollarse de manera conveniente.

En el caso de los gatos, estas necesidades incluyen el poder tener un sitio para rascarse las uñas, contando con razones como:

  • Limpiarse las uñas. Tener tejido muerto en las uñas puede hacer que no cuenten con buena salud, cosa que los gatos cuidan mucho de modo instintiva. Por este motivo, buscan donde poder rascarse y hacerlo bien.
  • Marcar territorio. Éste también puede ser un método establecido para darle a conocer a otros gatos y demás animales que ése es su sitio y no deben ocuparlo.
  • Como forma de liberar estrés. Por mucho que algunas personas lleguen a creer que los animales no se estresan, esto no es así. Un gato puede sentir la misma cantidad de estrés que un ser humano, contando con poder rascarse para liberarse de todos estos males.
Te puede interesar  El corte de las uñas de los perros

En suma, todas estas razones dejan clara la importancia de que los gatos puedan rascar y arañar superficies, aunque claro está, lo mejor es asegurarse de que no tengan como objetivos los muebles, sofás, cortinas o cojines, puesto que dañarán la decoración de la casa y sus bienes.

Justo por este motivo, se expondrán, a continuación, algunos consejos para evitar que los felinos domésticos dañen artículos que no tengan dicha finalidad.

Conocer al gato
El primer consejo que se puede dar es lograr conocer los gustos del gato. Esto facilita que se pueda encontrar una opción de rascador que llame su atención y lo distancie del sofá y otros elementos que no sean adecuados para ello.

Es conveniente asegurarse de la localización de los objetos donde prefiere rascarse, así como la textura y grosor. Estos detalles favorecerán que se pueda conseguir un rascador lo suficientemente bueno para que el animal renuncie a llevar a cabo dicha actividad en sitios distintos a su rascador.

También es importante resaltar que la posición del objeto para rascarse será fundamental, siendo necesario que se revise si prefiere un rascador horizontal como el felpudo, o vertical, como las patas o postes.

Cubrir los muebles
Una de las medidas que se pueden tomar para que el gato aprenda a no rascarse en el sofá, o en otros objetos de la casa, es cubrirlos con una manta o sábana.

En el mercado existen fundas para muebles que pueden servir, aunque también se pueden utilizar sábanas viejas. Lo importante es que tengan una textura diferente a la del mueble, lo cual hará que sea poco atractiva para el felino.

Te puede interesar  Derecho de los animales cuando son estrellas mediáticas

Artículos relacionados

Respuestas y Comentarios