¿Cómo motivar a un gato a jugar? 7 trucos fáciles

Si quieres motivar a tu gato a jugar, obsérvale. Introduce cambios graduales y toma nota de lo que funciona. Gradualmente, tu minino se acostumbrará a moverse. Recuerda: los gatos que juegan, a menudo, son gatos felices.

¿Cuánto tiempo debe dedicar un gato a jugar?

Eso depende de cada gato. La naturaleza dota a cada gato con una personalidad propia que varía en diversos aspectos, incluidos su nivel de actividad habitual.

Es importante conocer que el interés felino en los juegos de ‘alta energía’ alcanza su punto álgido alrededor de las edades de cuatro a cinco meses, para luego disminuir.

Así, una vez que los gatos alcanzan la edad adulta, tienden a dividirse en dos grupos principales: los gatos que continuarán jugando con tus tobillos y los dedos de tus pies, y los que se sientan en el regazo y prefieren menos actividad.

Además, debemos entender que los gatos son animales con una capacidad de atención naturalmente corta. Así, las sesiones de juego de solo cinco minutos están bien para ellos. El juego funciona mejor si se repite varias veces durante el día.

Enseñar a un gato a jugar: ¿es posible?

Por supuesto que existen formas de fomentar la actividad de tu gato. Indudablemente, el juego proporciona numerosos beneficios: combate la obesidad, limita el aburrimiento y resuelve los problemas de comportamiento de los gatos.

Además, muchos dueños de gatos afirman que jugar con sus gatos es divertido, si el gato juega, claro está. Según expertos en comportamiento, los gatos que juegan con sus dueños están más dispuestos a participar en juegos en solitario en otros momentos. Aquí te dejamos un conjunto de estrategias para seducir a tu gatito:

Te puede interesar  La fuerza del caballo de Estonia

1. Juega con tu gato

No esperes que tu gato sea un fanático de jugar en soledad: los juguetes para jugar en solitario son un entretenimiento secundario. En general, ellos disfrutan mucho más de los juguetes que controlas tú.

2. Copia el proceso de caza

La razón por la que muchos gatos están extremadamente entusiasmados con el juego es que están genéticamente predispuestos a saltar sobre los objetos que parezcan una presa. Así, debes tratar de mover el juguete como una pequeña presa, mientras lo alejas y acercas a la vez que cambias su velocidad, sin que sea un movimiento neurótico.

Motivar gato a jugar

3. Permite que tu gato atrape el juguete

De vez en cuando, dado que el juego imita la caza, deja que tu gato se deleite con la victoria. Deja que tu felino salte sobre su juguete, lo sostenga debajo de sus patas y que pueda saborearlo. Una presa que nunca pueda atrapar lo frustraría.

4. Evita la rutina

Prueba diferentes juguetes. Retira algunos por varias semanas de ‘reposo’ y luego intercámbialos con los que están en uso. Esto evita el aburrimiento y mantiene la novedad y la emoción.

5. Agrega novedad al patio de recreo

Al añadir una caja –por ejemplo– al lugar de juego, le proporcionas una variación muy necesaria. Si mueves el juguete alrededor de la caja, tu gato lo seguirá. Si mueves el juguete encima de ella, tu gato saltará para perseguirlo. Aprovechar la curiosidad de tu gato es un recurso casi infinito.

Gato jugando con pompas de jabón

6. Identifica los mejores momentos para jugar

No todos los momentos son igualmente ideales para jugar. En la naturaleza, el ritmo de actividades de un gato sigue un patrón específico, que incluye la siesta, la caza, la alimentación y la limpieza, y luego otra vez la siesta, la caza… Los gatos están más alertas después de las siestas y antes de las comidas.

Artículos relacionados

Respuestas y Comentarios