5 curiosidades de los peces de colores

Los peces de colores vibrantes y con variedad de patrones son una de las características más sobresalientes del ecosistema de los arrecifes. En este sentido, resulta interesante saber que está demostrado que estos animales están dotados de una visión bien desarrollada y una capacidad para distinguir colores y patrones de color.

Progresivamente, el conocimiento científico sobre la capacidad visual en los peces de colores sigue en aumento. Esto brinda algunas ventajas en la naturaleza.

1. El color sirve para comunicarse y llamar la atención

Los colores y patrones juegan un papel importante en la comunicación dentro y entre especies de peces de un arrecife. La gran variedad de patrones de color atestigua la necesidad de que los peces se reconozcan e identifiquen entre sí en el ambiente de alta densidad de vecinos que representa el arrecife.

En ciertas especies, los machos y las hembras tienen diferentes patrones de color. Esto le permite a cada pez identificar a su pareja. La distinción entre machos y hembras es de especial importancia por ejemplo, durante la reproducción.

2. Los peces de colores tienen su estrategia de camuflaje

Se piensa que la riqueza de patrones ha sido seleccionada como una ventaja evolutiva. Los patrones permiten camuflaje y enmascaramiento, lo que ha modificado la relación entre los depredadores y las presas.

Así, en un arrecife se pueden observar patrones de color inusuales como rayas horizontales y verticales, líneas que ocultan el ojo, patrones de color que imitan el medio ambiente y mucho más.

Animales comensales

3. El color como advertencia

El patrón de color de un pez venenoso comunica un mensaje claro con su mera presencia. Los colores advierten a los demás peces que uno y otro son peligrosos.

Te puede interesar  Agresión en los perros relacionada con la comida

Los colores de advertencia son característicos de los peces tóxicos o venenosos. Entre ellos están el pez león (Pterois antennata) a rayas de color marrón rojizo, el pez Pez cofre (Ostracion cubicus) con puntos negros, y muchos otros peces.

Se conoce que varios patrones en los peces de colores inofensivos han evolucionado para simular patrones de advertencia. Al adoptar estos patrones los peces se disfrazan y engañan a sus posibles depredadores. Esto se conoce como patrón de enmascaramiento.

La estrategia de los patrones de enmascaramiento está destinados a explotar el color y la forma de otros peces para el beneficio del enmascarado.

4. Existe el cambio de sexo en los peces y se acompaña de cambio del color y patrón

Más de 500 especies de peces son hermafroditas secuenciales: esto quiere decir que nacen de un sexo y a lo largo de su vida pueden cambiarse al sexo opuesto. Las especies que cambian de macho a hembra se denominan «protándicas» y las que cambian de hembra a macho se denominan «protóginas».

Comúnmente, estos peces viven formando un harén en los que existe una hembra dominante, aunque todas se encuentran bajo el cuidado de un macho. Si el macho muere, la hembra dominante asumirá el papel de macho agresivo.

Pufferfish naranja.

En cuestión de horas, ya muestra un cambio de conducta, cortejando a otras hembras. Luego, paulatinamente adquiere los rasgos del macho dominante, el cambio de sexo en total tarda unos 10 días.

En general, los peces que cambian de sexo cambian también los colores de su cuerpo. Por ejemplo, del pez Anthias –tres colas o lorito– siendo hembra es naranja, y después de que cambia a un macho, su color se vuelve púrpura.

Te puede interesar  Mi perro respira muy rápido cuando duerme ¿Qué le pasa?

El cambio no es solamente de apariencia, sino que sufre una transformación corporal que incluye sus órganos reproductores. De este modo producirá esperma en vez de huevos.

Ejemplo de peces que son hermafroditas secuenciales son el pez payaso, varias especies de peces loro, el tordo limpiador (Labroides dimidiatus) o Lábrido de Cabeza Azul (Thalassoma bifasciatum).

5. Los peces de colores no perciben sus colores igual que nosotros

El punto de partida natural para comprender por qué los peces son coloridos es comprender cómo funcionan sus ojos. Para comprender cabalmente este punto, es necesario recordar que el color es una apreciación del cerebro humano.

En términos sencillos, la luz impacta sobre un objeto que absorbe parte de sus ondas electromagnéticas y refleja las demás, que llegan al ojo humano. Las ondas reflejadas que capta el ojo humano, es lo que llamamos color.

Peces en el mar de color morado y amarillo.

Sin embargo, el ojo humano no ve la totalidad de ondas que componen la luz. El rango de luz “visible” va del rojo al violeta. Existen ondas por encima del rojo y por debajo del violeta.

Las ondas electromagnéticas que no puede percibir el ojo humano están conformados por los infrarrojos y los ultravioleta. El espectro es más grande e incluye una gama de diferentes longitudes de onda.

Los peces, entre otros seres vivos, pueden percibir espectros de luz no visibles para el humano. En consecuencia los peces tienen una imagen completamente diferente del mundo que nos rodea.

Aproximadamente la mitad de todos los peces pueden detectar la luz ultravioleta (UV). Además, entre el 20 % y el 30 % de los peces pueden ver la luz UV como un color distinto.

Te puede interesar  Ancianos y perros: una simbiosis demostrada

Por ejemplo, los peces damisela –de la familia pomacéntridos-  ven el espectro visible y también detectan la luz UV. Siendo que este pez se alimenta de plancton, y este refleja mucha luz en el espectro UV, esta capacidad les representa una ventaja sustancial.

La variedad de capacidad visual depende del hábitat de los peces y del gradiente de profundidad donde vive. Se conoce que los grandes depredadores tienden a ser daltónicos.

Artículos relacionados

Respuestas y Comentarios